Prueba Kawasaki J125 SE 2016: Nuevos Horizontes

- Sep 13, 2016 -

Dos años después del lanzamiento del J300, Kawasaki amplía su oferta ciudadana con un scooter deportivo de 125 cc a imagen y semejanza del 300. El objetivo pasa por luchar en el mercado del octavo de litro, el más competido y numeroso de nuestro país, con un modelo de entrada que amplíe horizontes para la firma de Akashi.



J125, un scooter fabricado a imagen y semejanza de su hermano mayor, el J300 con el que comparte chasis, carrocería y multitud de elementos de su parte de ciclo como las suspensiones o el equipo de frenos. El acuerdo iniciado hace dos años con la firma asiática KYMCO se mantiene en este modelo, con una plataforma de trabajo tan conocida com
o la del Super Dink 125.

Con esta “Ninja urbana” la marca nipona, consciente de la tendencia de los consumidores a fidelizarse con una marca, pretende posicionarse en el mercado con un primer escalón de acceso para aquellos usuarios con carnet de coche que buscan un scooter de calidad con cierto toque deportivo para sus desplazamientos urbanos diarios.

A primera vista la calidad del conjunto llama la atención, reflejada en los acabados y detalles como la cerradura con bloqueo magnético o la solidez de todos los plásticos que conforman su carrocería, aportando además pequeños detalles que nos harán el día a día mas fácil como latoma de 12V dentro de la pequeña guantera (sin llave), el gancho porta-objetos retráctil integrado en su contraescudo, la luz de cortesía de LED en el hueco bajo asiento o la cerradura de seguridad para la llave de contacto.

Uno de los elementos que seguramente más horas lleve detrás de su diseño es el asiento, muy cómodo, sin ser excesivamente voluminoso y con una dureza que en un primer instante nos puede parecer excesiva pero que agradeceremos transcurrido un tiempo. Aúna comodidad y funcionalidad ya que, una vez abierto, su resorte hidráulico lo mantiene elevado permitiendo albergar en su interior un casco integral además de una mochila o un casco jet.

La carrocería integra elementos que nos permiten reconocer el “espíritu Ninja” de la marca como la doble óptica delantera o el faro trasero con diseño tipo Z800. Siguiendo con la estética, algo que a priori puede parecer tan banal como las dos endiduras que estrechan la plataforma en su parte posterior justo debajo del asiento, se han concebido para facilitar la maniobrabilidad en parado permitiendo llegar con los dos pies al suelo más fácilmente.

La protección aerodinámica es buena en piernas y torso, pudiendo mejorarse en la parte superior mediante una parabrisas elevado que encontraremos en su extenso catálogo de accesorios que también incluye varios top case con distintas capacidades y protecciones térmicas para puños y piernas.

Una vez a los mandos, volvemos a sentir que se trata de un producto de calidad, con elementos de “moto grande” como sus manetas regulables en distancia o la completa instrumentacióncompuesta por doble reloj analógico y pantalla central LCD que nos informa de la temperatura del motor, nivel de combustible, kilómetros totales/parciales y la hora. En los primeros metros transmite mucha “voluminosidad” para tratarse de un 125, una sensación se va desvaneciendo a medida que recorremos los primeros kilómetros gracias a su correcta distribución de pesos, a la sintonía de medidas de sus ruedas (14 pulgadas para la delantera y 13” para la trasera) y a lacalidad de sus suspensiones (horquilla con barras de 37 mm y doble amortiguador con cinco posiciones de precarga).

En el apartado de los frenos Kawasaki vuelve a confiar en el conjunto que monta su hermano mayor, el J300, manteniendo un buen tacto con un mordiente más que suficiente para detener con seguridad a este J. Para ello dispone de un disco lobulado de 260 mm delante y de 240 mm detrás, con latiguillos metálicos y pinzas de doble pistón, ofreciéndonos como opción la posibilidad de mejorar en seguridad su frenada con un ABS firmado por Bosh muy compacto y ligero.

Cuando circulamos a baja velocidad su amplio radio de giro y su correcta distancia del asiento al suelo (77,5 cm) nos permite maniobrar con agilidad y seguridad entre el tráfico urbano. Esta característica se combina ala perfección con la rápida respuesta de su motor a la insinuaciones del acelerador que, además, cuenta con la progresividad de un variador diseñado expresamente para sacar el mejor partido a sus 14,4 CV de potencia. Sin duda la orientación de este scooter es *claramente urbanita ya que en vías de circunvalación o largas distancias la velocidad máxima que desarrolla, unos 105-110 km/h.

La posición de conducción es cómoda, con una altura del manillar que nos permite mantener la espalda recta en todo momento y las piernas cuentan con bastante espacio entre el asiento y el contraescudo. La distancia entre el asiento y la plataforma sobre la que apoyamos los pies sí me pareció un poco escasa, obligando a elevar las rodillas por encima del nivel del asiento.

El pasajero cuenta con una cómoda plaza trasera enmarcada por dos amplias asas a las que agarrarse y con unos estribos desplegables que permiten a nuestro acompañante llevar las piernas en una posición muy natural.


Previous:KYOCERA Offers New 5.7” LCD Display For Industrial Applications Next:Pure Contour 100Di Review